asistekin

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

SSD. Unidad de Estado Sólido

E-mail

Las nuevas tecnologías, son el reino de las siglas. En estos últimos meses hay unas que cada vez vemos más: SSD, van casi siempre aplicadas a los discos duros más modernos.
SSD son las siglas en inglés de Solid State Drive, traducido al castellano: unidades de estado sólido. La D, no es disco, como muchas veces se traduce, sino unidad.

Los discos duros tradicionales (normalmente los llamamos mecánicos), tienen dentro un sistema de uno o varios platos recubiertos por Unidad de estado sólidouna capa sensible al magnetismo. Estos platos van girando gracias a unos motores y sobre ellos tenemos un brazo con un equipo que es capaz de escribir y leer las variaciones magnéticas del plato. En los SSD, este mecanismo de platos magnéticos y cabezales y brazos… ha sido sustituido por chips de memoria eléctrica (usualmente NAND flash)

Los SSD que podemos comprar, vienen en los mismos tamaños que los discos mecánicos. Así tendríamos unidades de 3.5 pulgadas, de 2.5 pulgadas y de 1.8 pulgadas. Los de 3.5 para equipos de sobremesa, los de 2.5 para portátiles (y también para los sobremesa) y los de 1.8 pulgadas para minipcs o pequeños netbooks. Luego podemos encontrar equipos de tamaños más pequeños todavía, pensados para tabletas o SmartPhones. Además normalmente en unidades de altas prestaciones, los discos no vienen en formato de disco, sino que se montan en una tarjeta de expansión PCI-Express, para aprovechar la mayor velocidad de éste sobre el SATA.

Los SSD tienen un aspecto exterior igual que un disco mecánico. Comparten el sistema de conexión y de alimentación de los discos modernos: el SATA, normalmente serán compatibles SATA2 y las unidades más modernas SATA3. Esto favorece el cambio y la instalación en cualquier PC. No hay que hacer nada especial, basta conectar el SSD, igual que haríamos con un disco mecánico.

Los SSD, al no disponer de partes móviles, tienen una serie de ventajas sobre sus primos mecánicos:

 

  • Mayores velocidades de escritura y de lectura de datos.
  • Arranque instantáneo, no hay motores que acelerar
  • Latencia mucho más baja
  • Menor consumo de energía
  • Se calientan menos
  • Rendimiento constante, es decir mantienen su velocidad independientemente de donde estén los datos y de lo lleno que esté el disco.
  • No hacen ruido
  • Son más resistentes a golpes y cambios de temperatura


Pero también tenemos algunos inconvenientes en estos nuevos discos:

  • Precio: son más caros que los disco mecánicos
  • Capacidad: su capacidad de almacenamiento es muy inferior a los discos mecánicos de momento
  • Mayor dificultad para recuperar datos en una unidad averiada.

Ahora que ya hemos visto lo que es una unidad SSD y sus diferencias con los discos mecánicos, viene la pregunta: ¿es conveniente usar un SSD?.

En un PC la instalación del SSD, provoca un aumento de velocidad muy apreciable, sobre todo en el arranque del equipo (podemos conseguir tiempos de puesta en marcha de 11 segundos, nosotros el récord con un disco de gama alta, lo tenemos en 4 segundos con el sistema operativo Ubuntu), la ejecución de los programas que tengamos instalados en el SSD es casi instantáneas. Uno pulsa un icono y ya está el programa abierto. Además todas las aplicaciones que hagan uso de datos en disco (y esos datos residan en el SSD) aceleran muchísimo. También se nota una mejora de prestaciones general, porque si nuestro PC pagina memoria RAM hacia el disco duro, este proceso es mucho más veloz.

En resumen, un PC con un SSD mueve el sistema operativo y las aplicaciones con mucha más velocidad. pero volvamos a la pregunta, ¿ponemos un SSD en nuestro PC?. Mi respuesta es si. Ahora mismo es un cambio que se nota tanto en los equipos nuevos, como en modernizaciones de equipos ya existentes.

A la hora de comprar un SSD, tenemos que tener claros algunos puntos:

Hay que calcular la capacidad de disco que requeriremos. Para ello debemos mirar en nuestro equipo actual el espacio en disco que consumimos con el sistema operativo y los programas y datos que deseamos acelerar. Aquí deberíamos sumar la capacidad de memoria RAM si vamos a permitir la paginación y también ese misma capacidad de memoria si vamos a usar la hibernación. Por ejemplo, un PC con 8 gigas de Ram con la paginación activada y donde queremos usar la hibernación, hay que añadir 16 gigas a la capacidad del disco
Comprobar que tenemos un SATA compatible con el disco. Si vamos a actualizar un equipo que solo tiene SATA2, no tendría sentido pagar por un disco SATA3.

Mirar que tengamos espacio (huecos) en el equipo donde queremos instalar el disco SSD. Esto es muy importante sobre todo en los ordenadores portátiles. Un portátil lo normal es que solo tenga espacio para un disco duro, así que si queremos instalar un SSD, hay que quitar antes del disco mecánico.

En un PC moderno, la inclusión de un SSD hace que la velocidad de ejecución de programas sea muy alta. Pero casi diría que se nota más cuando a un PC ya veterano le instalamos uno de estas unidades, parece un PC nuevo.

En un equipo portátil, resulta especialmente interesante ya que a las ventajas normales que presenta, se añade la posibilidad de trabajar en movimiento normal sin tipo alguno de peligro de rotura del disco.

 

Buscar

Usuarios registrados






Publicidad externa


Servicio Técnico

Le ofrecemos nuestro servicio técnico a domicilio con total seriedad y unos costes muy competitivos. También podemos resolver su incidencia de forma remota, sin tener que presentarnos en su domicilio ni traernos su equipo al taller, en el momento que mejor le venga y sin importar en que punto geográfico viva.

También estamos en :

  • Facebook: asistekin
  • Twitter: asistekin

Contáctanos

...por Skype aunque no siempre estaremos disponibles

Skype Me™!

...o en este teléfono: 697 34 33 35

Nuestras web

Banner